don alfonso y la familia

Siempre con pasión

Desde niño, en su pueblo, Don Alfonso Sánchez ha vivido inmerso en el mundo del ibérico. Con apenas 20 años pone en marcha su primer negocio de jamones y embutidos, una pequeña tienda que con los años ha ido creciendo y generando diferentes líneas de desarrollo. La motivación de Don Alfonso, por encima de todo, ha sido su pasión y la idea que ha guiado sus pasos, ofrecer la mayor calidad para provocar la satisfacción plena del consumidor.

Fruto de este afán por seguir ofreciendo experiencias exclusivas nace, 40 años después, su última creación, que aúna toda su experiencia y vivencia en el mundo del ibérico, y lo plasma en una línea de productos únicos. La familia es el motor de Don Alfonso y de su esposa Doña Carmen. No en vano el nombre de sus tres hijos, Alfonso, José Luís y Mari Carmen da origen a Aljomar.

Elaboración artesana

Todo el extraordinario saber hacer de Don Alfonso se vuelca en la elaboración de Tributo, donde cada detalle es minuciosamente cuidado para satisfacer a los más selectos paladares. Desde sus raíces mantiene intacta la forma artesanal de elaborar sus productos. Allí se crían con los recursos que ofrece la naturaleza, en el mejor ecosistema posible.

Pieza de autor

Cada pieza es una obra única, ya que Tributo Don Alfonso limita su producción a un número de cerdos al año. Debido al delicado proceso de cría y elaboración, sólo unas pocas llegarán a las mesas de los más selectos paladares.

Cada jamón, certificado al estilo ‘Tributo’, lleva escrito a mano por su creador el número de pieza, del total de la producción, y especifica la trazabilidad desde el inicio hasta el final del proceso.

EDICIÓN LIMITADA

Artesanía y dedicación
hacen que cada pieza
sea única

el secreto de su sabor y aroma

Este altísimo producto gastronómico tiene su final en la bodega “Don Alfonso”, una esencia exclusiva de temperaturas suaves y estables, en cuya penumbra madurarán lentamente las piezas, por un tiempo prolongado.

El saber y el arte que Don Alfonso dedica a cada pieza es tan imporante como el mimo y el cariño artesanal que ha demostrado en estos 40 años.

carácter saludable

Gran parte del carácter saludable del jamón se atribuye a los ácidos grasos, responsables del aroma y reguladores de su oxidación durante el proceso de maduración.

El cerdo seleccionado para Tributo Don Alfonso es un animal con peso y edad suficiente, capaz de sintetizar grasa a partir de su alimentación; un proceso natural que aporta un alto contenido en ácido oleico beneficioso para el ser humano.

Estas piezas son una excelente fuente de vitaminas, E, B1, B12, ácido fólico, saludables para nuestro sistema nervioso y tasa de colesterol (HDL).

elaboración

¿Por qué es único?

Location

selección de autor

Don Alfonso selecciona personalmente el cerdo que dará origen a este producto. Un cerdo caracterizado por sus capas coloreadas, su hocico alargado, sus orejas en viseras y sus altas extremidades.
Aquí da comienzo un esmerado proceso de cuidado y alimentación del animal, estrechamente vinculado con la naturaleza.

Selección del animal

Location

Alimentación del cerdo

Tras la selección y desde los 3 meses de su nacimiento, los cerdos pastan y se alimentan libremente por el pastizal, apoyados por cereales naturales.
Esta fase de crianza del cerdo finaliza con el engorde, etapa en la que el tiempo es la característica que marca la diferencia en la selección de este producto. Este período dura unos 4 meses donde la alimentación se basa en los recursos naturales obtenidos del campo.

El engorde

Location

Elección de la pieza

Todas las piezas son seleccionadas por unos estrictos criterios establecidos por Don Alfonso, tales como peso, calidad, tiempo de maduración en bodega.
Diversos estudios, realizados por laboratorios independientes, valoran principalmente el oleico y otros ácidos grasos, como el esteárico, palmítico y linoleico.

Criterios de seelección

Location

Arte, delicadeza y mucho mimo

El proceso de elaboración comienza con el salado de las piezas de forma artesanal, en posición horizontal, colocados en sal o en contenedores. Posteriormente se colocan en posición vertical y son colgados o suspendidos en palets.
Los jamones realizan un viaje por diferentes estancias naturales en las que se someterán a condiciones distintas de temperatura y humedad, con el fin de conseguir el mejor producto para su deleite.

Elaboración

Location

temperatura, humedad y tiempo

No hay prisa. El tiempo que pasa en la bodega es otro factor fundamental para la calidad del producto.

El proceso de maduración es vigilado día tras día por Don Alfonso, hasta conseguir el punto óptimo para su degustación.

Los jamones Tributo Don Alfonso tendrán siempre una curación entre 36 y 48 meses. Y las paletas, entre 24 y 36 meses. Los embutidos, a su vez, madurarán durante 4 meses, aproximadamente.

La bodega

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies